El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Cómo afrontar las vacaciones de verano si eres una familia reconstituida

Las vacaciones son el tiempo que todos esperamos para descansar y disfrutar de la compañía de nuestros hijos, hijas y pareja. No obstante para las familias reconstituidas puede ser una fuente de ansiedad y estrés si no se gestiona de manera adecuada.

La aparición de nuevas figuras como las nuevas parejas, con nuevos gustos y aficciones pondrán a prueba la capacidad de negociación y adaptación.

Según Dora Davison, el secreto de unas vacaciones exitosas en una familia reconstituida se basa en tres pilares:

  1. No tener unas expectativas irreales.

recursoEn toda familia reconstituida está el deseo implícito de no “volver a fracasar”, lo que puede conducir a una alta autoexigencia y a unas expectativas irreales.

La nueva pareja querrá unos días impregnados de romanticismo, la madre o el padre deseará que sus hijos o hijas fortalezcan los vínculos con la nueva pareja y disfruten todos de unos días maravillosos, estos que la nueva pareja no se “entrometa” demasiado… en fin, una utopía condenada al fracaso.

Sólo reajustando dichas expectativas y no alentando el mito de ser “la gran familia de vacaciones” se podrá disfrutar de estos periodos.

Es el momento oportuno para el juego y el disfrute, y debe ser aprovechado por las nuevas parejas para centrar su relación con los y las menores desde un plano lúdico, compartiendo tiempo de diversión, alejándose de lo normativo, que corresponde a los progenitores.

  1. Planificar hasta el último detalle.

Al igual que durante la convivencia durante el resto del año, no debemos  olvidar que la hija o el hijo necesitará compartir tiempo en exclusiva con su padre o madre, y por otro lado, la pareja  necesitará tiempo a solas que les permita reforzar su vínculo, tan vulnerable y con tantos “enemigos” en estas familias. Así, las vacaciones deberán repartirse en tiempo para cada progenitor con hijos e hijas, tiempo para la pareja, y finalmente tiempo para toda la familia, indispensable para reforzar los sentimientos de pertenencia e identidad.

Debemos tener muy en cuenta que si uno de los progenitores manifiesta angustia o ansiedad ante la separación, esta se la contagiará a los menores. Estos no disfrutarán si perciben la persona con la que no están sufre, y que su presencia es importante para su felicidad. No debemos entonces proyectar sentimientos de soledad y generarles sentimientos de culpa por pasar parte del verano con el otro progenitor.

  1. Y tomar las decisiones entre todos los miembros de la familia.

Las decisiones deben tomarse contando con los deseos y las necesidades de todos los miembros. Se debe acordar con tiempo suficiente con el otro progenitor qué tiempo estará cada uno con sus hijos o hijas.

No podemos obligarles a disfrutar de estos días, ni reprocharles si no lo hacen. En muchas ocasiones, sobre todo si el divorcio es reciente, los y las menores van a cuestionar todas nuestras propuestas. Y no debemos sentir que “hemos fracasado”, simplemente pueden sentir dolor ante la separación y necesitan expresar su frustración y enfado, ante lo cual es importante ver el malestar que hay tras su conducta.

Y para finalizar tened en cuenta que las vacaciones no siempre son perfectas, también pasa en las familias tradicionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *