El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Duodecálogo para familias reconstituidas

Para que una familia reconstituida funcione, desde el Servicio de Sensibilización en Familias Reconstituidas de UNAF, proponemos 12 prácticos consejos que ayuden a mejorar las relaciones y a dibujar un nuevo mapa de funcionamiento familiar.

 

1.      Resuelve bien tu relación anterior: cierra esa etapa emocional y acepta la pérdida que supone la ruptura con tu ex pareja. Aceptar que ya no seréis una familia tradicional no es fácil.

2.      Pon todo tu esfuerzo en cuidar nuevas relaciones: recuerda que el divorcio en sí mismo no es malo, sino la situación conflictiva que se genera después del mismo.

3.      Coopera con tu ex pareja: abre una puerta a la comunicación con tu ex pareja en relación a la crianza de vuestras hijas e hijos y estableced pautas acordes a vuestro estilo de vida actual.

4.      Sé creativo con tu nueva familia: no intentes repetir las pautas de tu anterior fa

milia ni creas que son las ideales. La relación no sólo no funcionó por la otra persona, sino por la interacción entre ella y tú.

5.      Sé paciente con tus hijos e hijas: dales tiempo para aceptar todos los cambios tan acelerados. Ten en cuenta que no han elegido la nueva situación.

6.      Cuida a tu nueva pareja: tratala como tal, no le trates como el padre o madre de tus hijos o hijas, ni esperes que lo sea. Recuerda que todo lo que haga por tus hijos e hijas es voluntario.

7.      Olvida los roles familiares anteriores: no esperes que tu nueva pareja se encargue de la parte emocional de tus hijos e hijas y de las tareas de la casa, si es mujer o de la parte económica, si es hombre.

8.      Entiende la reacción de tus hijos e hijas: no les fuerces a llevarse bien con tu nueva pareja. Cuanto menos les presiones, mejor se llevarán.

9.      Respeta el papel del padre biológico o madre biológica: no pretendas que tu nueva pareja sustituya a tu ex pareja en la crianza de tus hijas e hijas. No es su padre o su madre.

10.  Sé justo con tus hijas e hijos: si convives con hijos o hijas comunes y no comunes, mantén un estilo educativo democrático. Esto es: establece con tu pareja las pautas educativas para todos sin olvidar que el papel ejecutor de las normas corresponde al progenitor.

11. Recuerda que tu familia puede ser feliz: aunque no sea la familia que esperabas, sois una familia como cualquier otra. La familia no es la que está en casa, sino en tu mente.

12. Pide ayuda profesional: si necesitas orientación o terapia familiar, no dudes en pedirla a UNAF (Unión de Asociaciones Familiares).

 

Belén Rodríguez-Carmona, Técnica de programas de sensibilización de UNAF

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *