Cómo enfrentar el reto del embarazo en adolescentes

Todos los días, 20.000 niñas de menos de 18 años dan a luz en países en desarrollo. En países desarrollados, también ocurre, aunque a una escala mucho menor.

Cuando una niña se queda embarazada, su presente y futuro cambian radicalmente, y rara vez para bien. Puede terminar su educación, se desvanecen sus perspectivas de trabajo y se multiplica su vulnerabilidad frente a la pobreza, la exclusión y la dependencia.

Maternidad en la niñez Por eso, nos ha parecido muy interesante el informe “Maternidad en la niñez”, que ha publicado recientemente el Fondo de Población de las Naciones Unidas (NFPA), que enfrenta el reto de la maternidad adolescente. Os animamos a analizarlo y nos sumamos al enfoque de la cuestión que plantea su director ejecutivo en el prólogo:

“Muchos países han adoptado la causa de prevenir el embarazo en adolescentes, en general, mediante medidas orientadas a modificar el comportamiento de las niñas. Esas intervenciones está implícita la creencia de que la niña es responsable de prevenir el embarazo y la presunción de que, si queda embarazada, es ella la que está en falta.

Esa forma de abordar y concebir el tema es errónea porque no tiene en cuenta las circunstancias y las presiones sociales que conspiran contra las adolescentes y hacen que la maternidad sea un desenlace probable de su transición entre la niñez y la edad adulta. Cuando obligan a una niña a casarse, por ejemplo, rara vez puede decidir si quiere quedarse embarazada, cuándo o con qué frecuencia. Una intervención para prevenir el embarazo, sea una campaña publicitaria o un programa de distribución de preservativos, es irrelevante para una niña que no tiene el poder de tomar ninguna decisión significativa.

Lo que se necesita es una nueva forma de pensar en el desafío del embarazo en adolescentes. En vez de concebir a la niña como el problema y cambiar su comportamiento como solución, los gobiernos, las comunidades, las familias y las escuelas deben entender que los verdaderos desafíos son la pobreza, la desigualdad de género, la discriminación, la falta de acceso a los servicios y las opiniones negativas sobre las niñas y las mujeres, y que la búsqueda de justicia social, el desarrollo equitativo y la ampliación de los medios de acción de las niñas son el verdadero camino para reducir los embarazos en adolescentes”.

SWP2013

Por qué es necesario enfrentar el reto del embarazo en adolescentes:

– 20.000 niñas dan a luz todos los días.
– Pérdidas de oportunidades educativas y otras.
– 70.000 muertes en adolescentes todos los años por complicaciones del embarazo y del parto.
– 3,2 millones de abortos inseguros entre adolescentes cada año.
– Perpetuación de la pobreza y de la exclusión.
– Denegación de derechos humanos básicos.
– Las niñas no desarrollan toda su potencial.

Causas subyacentes a tener en cuenta:

– Matrimonio infantil.
– Desigualdad de género.
– Obstáculos a los derechos humanos.
– Pobreza.
– Violencia y coacción sexual.
– Políticas nacionales que restringen el acceso a anticonceptivos y educación sexual adecuada a la edad.
– Falta de acceso a educación y servicios de salud reproductiva.
– Subinversión en el capital humano de niñas adolescentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *