El aparato sexual de la mujer: Los órganos genitales externos (II)

Como comentábamos en un post anterior, el sistema sexual de la mujer está compuesto por los órganos genitales internos, relacionados con la reproducción, y los externos, relacionados con el placer.

En este post nos centraremos en conocer los genitales externos (vulva, clítoris, labios menores, labios mayores y entrada  del orificio vaginal) y en cómo cuidarlos para que estén saludables.

Para ver bien cada una de las partes de la vulva, es necesario separar los labios menores con los dedos.

1) La vulva es la parte de los genitales de la mujer que se puede ver externamente, por ejemplo, mirándola con un espejo (ten en cuenta que, para ver bien cada una de las partes de la vulva, es necesario separar los labios menores con los dedos).

La vulva es una zona sensible en la mujer y se pueden observar dos orificios:

Meato urinario (salida de la uretra): por donde se orina.

Entrada (o salida) vaginal: por donde la mujer expulsa su flujo vaginal y la sangre de la regla. Es el orificio por donde la vagina recibe al pene durante el coito y por donde salen los bebés en los partos.

2) El clítoris es una zona pequeñita, del tamaño de un guisante, que se encuentra donde se unen los labios menores. Pero lo cierto es que el clítoris es un órgano complejo, compuesto por otras estructuras que no se pueden apreciar a simple vista, ya que están debajo de la piel.

En el siguiente gráfico podemos observar todas las zonas que forman el clítoris. Además de “la zona que se ve” (glande del clítoris), el clítoris tiene unas raíces, unas zonas denominadas “bulbos”, un cuerpo o tallo…

UNAF_Clitoris

El clítoris es la única zona del cuerpo humano que tiene como única función el placer. Tiene una gran sensibilidad y la mayoría de las mujeres se estimulan y acarician el glande del clítoris, de una forma u otra, para llegar al orgasmo.

Al respecto, hay que tener en cuenta que con el clítoris sucede como con cualquier otra parte del cuerpo: no basta con que sea sensible para que dé placerel deseo resulta imprescindible. 

La salud “genital”

Los genitales femeninos requieren sus cuidados, porque pueden producirse en ellos infecciones o problemas que, evidentemente se pueden solucionar con la atención médica adecuada.

Si detectas algún síntoma extraño en los genitales (picor, dolor, genitales muy hinchados, flujo demasiado abundante o con olor extraño…) es importante que lo consultes con tu médico para que te indique cómo puedes solucionarlo.

Además, a partir de determinada edad, es bueno que la mujer acuda a revisiones cada cierto tiempo (una vez al año), aunque no le pase nada, simplemente para prevenir problemas. Se ha comprobado que las mujeres adultas que acostumbran a hacerse revisiones de sus genitales con su médico, tienen menos probabilidad de desarrollar determinadas enfermedades o problemas graves.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *