El derecho a ser, amar y expresarse en libertad

Conocer, experimentar, disfrutar, vivir y expresar libremente nuestra sexualidad, elegir libremente las parejas sexuales y la duración de las mismas, vivir la sexualidad desde el buen trato, el respeto mutuo y sin ningún tipo de violencia; tener relaciones sexuales consensuadas de mutuo acuerdo y cuando nos apetezca, son algunos de los derechos sexuales fundamentales que forman parte de los derechos humanos.  

Lamentablemente, todavía en muchos lugares del mundo estos derechos no se respetan, en 70 países se penaliza por ley a las personas LGTBIQ+, y en 11 de ellos, hasta con pena de muerte. Por este motivo muchas personas se ven obligadas a migrar para proteger su vida. En Europa, casi la mitad de las personas homosexuales y transexuales se han sentido discriminadas; 1 de cada 4 ha sufrido agresiones o amenazas en los últimos cinco años. (Fuente: CEAR)

La sexualidad es una dimensión humana que está presente desde que nacemos hasta que morimos, es peculiar en cada persona, auténtica e irrepetible, hay tantas sexualidades como personas y todas somos dignas de ser queridas y respetadas.

Desde UNAF defendemos los derechos sexuales de TODAS las personas, trabajando para que el acceso a estos derechos sea una realidad en nuestros servicios públicos y nuestra sociedad.  Compartimos las reivindicaciones del

Manifiesto del Orgullo 2019  

“No vamos a dar ni un paso atrás. Seguiremos construyendo juntas, juntos y juntes un horizonte en el que ninguna persona pueda ser discriminada ni por su orientación sexual, ni por su identidad o expresión de género, ni por su pertenencia a una familia diversa, pero tampoco por otros motivos como su etnia, edad, origen, género, capacidades… Los derechos fundamentales y la dignidad de cada persona deben ser los ejes centrales sobre los que se construya cualquier sociedad decente”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *