UNAF insta a la coordinación de países de origen y de residencia para acabar con la mutilación genital femenina

Día Internacional contra la Mutilación Genital Femenina

  • La entidad ha reunido en Madrid a líderes y activistas de todo el mundo para intercambiar estrategias de prevención y abandono de la práctica
  • 200 millones de mujeres y niñas sufren la mutilación genital, 500.000 de ellas en Europa y 70.000 en España
  • El empoderamiento de las mujeres, la movilización de los hombres y la mediación intercultural, claves para avanzar en la erradicación

La Unión de Asociaciones Familiares (UNAF) ha alzado la voz una vez más para defender los derechos de 200 millones de mujeres y niñas que sufren la mutilación genital femenina en todo el mundo, haciendo hincapié en la gravedad y dimensión de este problema. Y lo ha hecho reuniendo a líderes y activistas de Europa y África en sus VII Jornadas Internacionales bajo el título “Mujeres y niñas libres de violencias de género: tejiendo redes, sumando voces”.

UNAF ha recordado que la mutilación genital femenina está reconocida internacionalmente como una violación de los derechos humanos y como una forma de violencia de género, que se produce sobre las mujeres y niñas por el mero hecho de serlo. “Y es un fenómeno global porque la violencia de género y la desigualdad entre hombres y mujeres que está en su origen también lo son“, explicaba Ascensión Iglesias, presidenta de UNAF, durante la inauguración.

“De ahí la necesidad de afrontarlo globalmente y de forma integral. Laura Nuño, Investigadora Principal del Proyecto MAP-FGM de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, reivindicó el feminismo “como disidencia cultural contra todas las prácticas lesivas contra las mujeres en todas las culturas” y la educación para acabar con ellas, porque “no se forma en violencia de género y la igualdad está ausente en las aulas“.

Por su parte, Christine Flamand, del Equipo de Derechos Europeos y Migración de la Universidad de Lovaina, recordó el derecho de asilo y refugio que asiste a las mujeres y niñas que sufren o están en riesgo de sufrir mutilación genital, y Alba Alfageme, psicóloga experta en violencia de género y colaboradora en la asociación Valentes i Acompanyadas, expuso la relación de esta práctica con los matrimonios forzados: “Son violencias machistas relacionadas. Ambas tienen su origen en el sistema patriarcal y constituyen una grave violación de los derechos humanos“.

Para afrontar el reto global que supone la mutilación genital femenina, se puso sobre la mesa la necesidad de cooperación y la coordinación entre países de origen y de residencia, en lo que se llamaron “estrategias de ida y vuelta”. Quite Djata, Coordinadora de Programas del Comité Nacional para el Abandono de Prácticas Tradicionales Nefastas (CNAPN) de Guinea Bissau, señaló la formación en igualdad y el empoderamiento de la comunidad como principales estrategias, mostrando los resultados positivos de este trabajo en su país.

Asimismo, se apuntó como estrategia la construcción de puentes entre países, como la realizada por Aidos Italia en un proyecto con jóvenes procedentes de varios países africanos residentes en Europa, o la de UNAF con Guinea Bissau en un proyecto de intercambio de buenas prácticas con el CNAPN. Y como tercera estrategia, el activismo por parte de personas procedentes de países de origen como Ibrahim Bah y Aissatou Barry, de Guinea Conakry, que tras tomar conciencia a nivel personal, cuestionaron la práctica ante su comunidad, se opusieron a realizársela a su hija y se convirtieron así en agentes de cambio.

Además de estas estrategias generales, se compartieron algunas claves para el abordaje de la mutilación genital femenina. Mª Ángeles Rodríguez, técnica del Programa de Prevención e Intervención ante la Mutilación Genital Femenina de UNAF, se refirió al empoderamiento de las mujeres a través del cuidado de la salud sexual, una labor que pone en práctica en sus talleres de sensibilización para la población migrante en España. “Las ideologías y prácticas sobre las sexualidades repercuten en la autoestima, en el cuerpo, en la capacidad para desear y para expresar libremente. Por eso es importante trabajar el autocuidado“.

La mediación intercultural es otra de las claves para lograr el abandono de la mutilación genital femenina, según Asha Ismail, directora de Save a Girl Save a Generation. Ella misma, como activista keniana, es un buen ejemplo de esta labor de mediación en nuestro país. “Es importante como agente de cambio, para trabajar con las comunidades y empoderar a las mujeres“, aseguró.

Por último, es fundamental para acabar con esta práctica la movilización de los hombres, tal como explica Seydou Niang, de GAMS Bélgica: “El trabajo que hacemos es deconstruir el sistema de creencias que tienen los hombres y formar no solo sobre la mutilación genital femenina sino sobre la desigualdad de género”. Y respecto al modo de intervención afirmó: “Nadie va a querer más a una niña más que su padre o su madre así que lo que el/la profesional debe hacer es promover su reflexión a través de la información sobre las consecuencias de la práctica“.

La jornada fue inaugurada por la presidenta de UNAF, Ascensión Iglesias, acompañada de Ildefonso de la Campa, Director General de Migracionesdel Ministerio de Empleo y Seguridad Social, financiador del programa de prevención de la mutilación genital femenina de la entidad, y Celia Mayer, Concejala de Políticas de Género y Diversidad del Ayuntamiento de Madrid, que colaboró en el evento. La clausura corrió a cargo de Paz Casillas, representante de UNAF y directora de la Fundación Atenea.

Ver reportaje fotográfico aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *