El horror de las violaciones “correctivas” o “curativas” a mujeres lesbianas

«No es fácil ser lesbiana en Ciudad del Cabo. Siempre somos acosadas y los hombres siempre están tratando de demostrarnos que, después de todo, nosotras somos mujeres.»

La elección de nuestra orientación sexual es algo íntimo y personal, algo en lo que nadie puede ni debe interferir.

Pero muchas veces esto no es así. Hay personas intolerantes que se creen con el derecho de imponernos su voluntad, incluso mediante actos criminales, como la violación. Compartimos un vídeo que cuenta la historia de Oyama, que fue víctima de una solamente por ser lesbiana. 

Oyama fue arrastrada hasta un pasadizo entre varias chozas y violada brutalmente. Era una alumna abiertamente gay y tenía alrededor de 15 años. No tiene duda alguna de que precisamente por eso fue atacada.

“Debido a mi sexualidad, para que todas nos curemos y podamos salir con hombres y seamos heterosexuales”. Eso es lo que llaman violación «curativa”. La violación «curativa» o «correctiva», como se la conoce ahora, es un miedo cotidiano para la mayoría de las mujeres gay en Sudáfrica.

pst_endviolence

Los grupos de activistas gay estiman que diez lesbianas son violadas cada semana sólo en Ciudad del Cabo. Y desde 1998, más de 30 de estos crímenes de odio han causado la muerte de la víctima.

Pero para defender los derechos de todas las personas gay, las leyes sudafricanas que las protegen deben ser implementadas, dice Edwin Cameron, Juez de la Corte Constitucional Sudafricana.

“Tenemos que cambiar las actitudes del público, de los policías, de la gente como yo – jueces, abogados, magistrados… Hay mucho por hacer para lograr que sea más fácil que las lesbianas reporten las violaciones”. 

Fuente: Este reportaje ha sido producido por Gill Fickling para las Naciones Unidas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *