Fortaleciendo alianzas con las jóvenes generaciones para poner fin a la mutilación genital femenina

Las chicas y chicos jóvenes son agentes de cambio clave en la prevención de la mutilación genital femenina, jugando un papel imprescindible en la transmisión de información y conocimiento en sus grupos de pares, como favorecedores del diálogo intergeneracional en las familias y la comunidad y también como puente intercultural, entre la diáspora y las comunidades de origen que practican la mutilación genital femenina. 

En el contexto actual de pandemia, con las escuelas cerradas, las restricciones de movilidad debido a COVID-19, y la supresión de los espacios de participación comunitaria, con un mayor riesgo de sufrir mutilación genital femenina, la necesidad del compromiso y la acción de la juventud se hace más visible que nunca. Así, se recoge en las recomendaciones de UNICEF, que promueven el apoyo a los grupos comunitarios de jóvenes para colaborar en la identificación de niñas en riesgo de mutilación genital femenina y otras formas de violencia de género, así como para crear conciencia sobre su mayor vulnerabilidad y marginación como resultado de la pandemia, a través del uso de las redes sociales. 

En las sociedades de la diáspora, las chicas y chicos jóvenes, con identidades transnacionales, entre  la comunidad a la que pertenecen y  la sociedad europea en la que nacen y / o crecen,  se enfrentan en muchos casos a la estigmatización y el aislamiento, y a la vez juegan un importantísimo papel como mediadores y promotores de la transformación social, la igualdad de género y el fin de las violencias de género, y por tanto, el fin de la mutilación genital femenina. 

“Las chicas y chicos jóvenes son cruciales para cualquier forma de activismo y es imperativo que nos comuniquemos respetuosamente para consultar y colaborar en ideas, políticas y campañas para hacer un esfuerzo mucho más inclusivo para crear un cambio sostenible”, afirma  Hadeel Elshak, joven embajadora de la red europea ENDFGM, de la que UNAF forma parte. 

Para avanzar en esta participación con los grupos de jóvenes de las comunidades de la diáspora afectada por la mutilación genital femenina, el grupo de jóvenes embajadoras de la red ENDFGM ha elaborado un MANIFIESTO, que cuenta con el apoyo de todas las organizaciones que formamos parte de esta red.

En él se recogen 5 principios básicos a tener en cuenta para fortalecer la alianza con las jóvenes generaciones: comunicación adecuada, construcción de liderazgo juvenil, espacios seguros, escucha abierta y respetuosa, empoderamiento de las y los jóvenes. 

La participación juvenil se define en este manifiesto como el proceso de involucrar a las chicas y chicos en las decisiones que los afectan. Significa involucrar a la juventud en cada paso del proceso, así como la configuración de programas, actividades, políticas y prestación de servicios. Esto es esencial para que estos recursos no solo se creen “para” las y los jóvenes, sino “con” ellas y ellos. Involucrar a los jóvenes debe ser receptivo a sus necesidades específicas y autodefinidas, y debe hacerse reconociendo los antecedentes únicos, la cultura de perspectiva y las experiencias de los diferentes subgrupos de jóvenes; atendiendo también a las diferentes barreras de participación.

5 PRINCIPIOS PARA LAS ALIANZAS CON JÓVENES ACTIVISTAS

Comunicarse adecuadamente con las chicas y chicos jóvenes.

Toda comunicación debe hacerse en un lenguaje claro y accesible, tener un tono amigable para los jóvenes y ser interactivo. Los horarios de las actividades y ubicaciones planificadas deben adaptarse a las necesidades de la juventud. Esto también se aplica a los recursos y materiales. La comunicación virtual debe tener lugar el

plataformas utilizadas por las y los jóvenes.

Construir liderazgo juvenil

Las chicas y chicos jóvenes deben participar en todos los procesos de la A a la Z. Deben dar forma a todos los proyectos y actividades en los que van a participar. Se debe alentar a la juventud  a que aporten sus comentarios y se debe hacer el seguimiento necesario en consecuencia. Las chicas y chicos jóvenes deben ser reconocidas por su trabajo y aporte.

Salvaguardar a la juventud

Las/los jóvenes activistas deben sentirse seguras y protegidas en todo momento. Las reglas básicas deben establecerse durante todos los eventos que involucren a jóvenes, y deben incluir, cuando sea necesario, consejos y recursos sobre dónde a acudir en caso de necesidad para obtener apoyo. Se les debe dejar claro que se espera de ellas/ellos de antemano. Las/los profesionales que trabajan con jóvenes deben contar con formación actualizada sobre cómo garantizar su protección y seguridad.

Escuchar a la juventud

Las/los profesionales que trabajan con jóvenes deben ser de mente abierta y respetuosas. Las chicas y chico jóvenes deberían tener la oportunidad de definir sus propios términos, ser tomadas en serio y nunca subestimadas. Las/los profesionales deben acercarse y escuchar a diversos grupos de jóvenes con diversos antecedentes culturales, sociales y económicos.

Fomentar el empoderamiento de las/los jóvenes activistas

El compromiso siempre debe ser beneficioso para las chicas y chicos jóvenes. Deben tener acceso a información relevante, capacitación y otras oportunidades para asegurar su creación de capacidad personal y empoderamiento. Después de capacitaciones y actividades, las/los jóvenes deben recibir certificaciones, que pueden desarrollar sus currículums y ayudarlos en su crecimiento profesional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *