Infecciones y enfermedades de transmisión sexual

Las infecciones y enfermedades de transmisión sexual son las que se transmiten por contacto con los genitales de otra persona, bien sea a través de relaciones de coito bien a través de relaciones buco-genitales (lamer o chupar los genitales  de otra persona).

LA OMS ha calculado que cada día más de 1 millón de personas contraen una infección de transmisión sexual (ITS) y que, anualmente, unos 500 millones de personas contraen alguna de las cuatro principales infecciones de transmisión sexual: clamidiasis, gonorrea, sífilis o tricomoniasis.

Se trata de un problema de gran magnitud al que todos y todas estamos expuestos y que tienen efectos profundos en la salud sexual y reproductiva en todo el mundo. Por eso es importante conocerlas y saber prevenirlas.

cartelSida

Infecciones de transmisión sexual (ITS)

Las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) hacen referencia a las infecciones que  se contagian a través del contacto genital. Las personas afectadas  por una ITS pueden desarrollar  los síntomas tiempo después de haber contraído la infección. Por ello, aun cuando los síntomas no se hayan presentado, pueden trasmitir la infección a otras personas.

Es importante que la pareja descarte cualquier tipo de ITS haciéndose revisiones médicas, ya que muchas ITS se contagian debido a que no presentan síntomas hasta que se desarrollan y manifiestan como enfermedad, como sucede  con el VIH y el SIDA.

Enfermedades de transmisión sexual (ETS)

Se denominan Enfermedades de Transmisión  Sexual (ETS) a las patologías que se contraen  y/o transmiten  a través del contacto  genital.

Las ETS se diferencian de las ITS porque, como ya hemos señalado, en mu­chas infecciones aún no se han producido los síntomas o de manifestarse son leves, de manera que en el momento de la transmisión o el contagio se produce sin que la enfermedad se haya manifestado.

ITS y ETS más frecuentes

Existen diversas infecciones y enfermedades de transmisión sexual, que pueden causar importantes problemas de salud. A continuación presentamos algunas de las más frecuentes:

Clamidia: La infección más común de todas, pero debido a que no siempre se manifiesta con síntomas, si no se lleva un control médico periódico, puede pasar mucho  tiempo  antes de que el paciente conozca su existencia.

Gonorrea: Se contagia  por una bacteria que, gracias a la humedad de la zona genital,  crece  y se propaga con mucha facilidad. Su tratamiento es relativa­mente fácil y efectivo, sin embargo, de no ser tratada a tiempo, pudiera  generar determinadas complicaciones.

Herpes Genital: Altamente contagiosa y una de las enfermedades de transmisión sexual más comunes. Debido a que esta enfermedad puede estar en nuestro organismo durante años sin presentar síntomas, muchas personas practican sexo sin protección, contribuyendo a que se propague mucho más rápido.

Sífilis: Cuenta con un tratamiento efectivo  para su cura, a pesar de lo cual muchos pacientes con sífilis mueren  debido a que la enfermedad no fue detectada.

Tricomoniasis: Es muy común y muchas veces no presenta  síntomas.

Virus del papiloma humano (VPH): Enfermedad de transmisión sexual más común y contagiosa que se transmite  mediante  el contacto  sexual: sexo oral, vaginal o anal. Puede traer serias consecuencias como el desarrollo de cáncer uterino en las mujeres.

Virus de inmunodeficiencia Humana (VIH) y el SIDA: De todas las enfermedades  de transmisión sexual, el VIH es sin duda  la más peligrosa pues afecta al sistema inmune, de forma que un simple catarro puede provocar incluso  la muerte. Cuando el VIH ha avanzado y el sistema inmunológico comienza a estar afectado, se padece de SIDA.

El contagio del VIH se puede  prevenir con el uso adecuado del preservativo durante los encuentros sexuales vaginales y anales, y utilizando  también el condón o el cuadro de látex (rectángulos de látex con sabores, también llamado protector dental que previene el contagio de ITS y de ETS) durante el sexo oral.

En la actualidad  las personas que  se infectan  con el VIH tienen tratamiento, pero  no cura. Así, con un buen  control médico y tomando medicación (conocida como RETROVIRALES), pueden llevar una vida  normal y vivir prácticamente los mismos  años que una persona sin VIH.

Las personas  que viven con VIH se llaman VIH positivas, es decir que tienen  el virus pero  no han desarrollado la enfermedad (SIDA). Las personas VIH+ pueden transmitir el VIH a otra persona, aunque no tengan  síntomas ni se encuentren enfermas. Por ejemplo, si una persona VIH+ realiza  o recibe una penetración (anal o vaginal) sin preservativo, puede transmitir el VIH a la persona con la que mantiene la relación. El problema es que muchas personas han sido infectadas por el VIH y no lo saben, pues los síntomas no aparecen durante largo tiempo y no se da ninguna manifestación física que permita detectarlo hasta que se ha desarrollado el SIDA, de manera que si no utilizan los medios adecuados pueden  infectar a otras personas.

La importancia de la prevención

Como ya has visto, tanto el uso del condón como el cuadro  de látex (o protector  dental) son los medios más seguros para prevenir  cualquiera de estas enfermedades.

Además, insistimos en la necesidad  de acudir a la consulta médica al menos una vez al año.

Te invitamos a consultar, descargar y difundir nuestros trípticos informativos “Algunas preguntas sobre sexualidad y prevención”, con información sobre este tema en 4 idiomas: castellano, árabe, inglés y francés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *