Métodos anticonceptivos naturales

Los métodos anticonceptivos naturales resultan mucho menos efectivos que los anticonceptivos modernos (la píldora, los dispositivos intrauterinos y el preservativo).

Además estos métodos no previenen contra el VIH ni, en general, contra cualquier otra infección o enfermedad de transmisión sexual.

Por eso los hemos clasificados por su grado de (poca) fiabilidad.

Poco fiables

La mayor parte de éstos son conocidos como métodos de abstinencia periódica y se consideran “poco fiables” ya que no se puede asegurar con certeza que no se produzca una ovulación fuera de los días considerados fértiles y falle el método.

Además, NO ofrecen protección contra las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS).

Estos métodos consisten en no tener relaciones sexuales en los días considerados fértiles, es decir los días próximos a la ovulación.

Para “averiguar” cuáles son estos días fértiles hay varios métodos:

Ogino (también conocido como método del Ritmo o del Calendario): Se trata de controlar los ciclos menstruales de la mujer durante un año para comprobar su regularidad.

Se calculan unos días, a partir del primer día de regla, durante los que el riesgo de ovulación es más pequeño. Calculado el día aproximado de la ovulación, es necesario abstenerse de tener relaciones con penetración vaginal durante varios días y, en casos estrictos, hasta la aparición de la regla siguiente.

Importante: Este método solo es útil para mujeres con ciclos menstruales muy regulares.

Billings (método del moco cervical): Se basa en la observación diaria del moco cervical, pues se pueden determinar los días fértiles mediante las variaciones del flujo vaginal a lo largo del ciclo.

Se distinguen tres fases, según el grado de sequedad o humedad de la vagina, correspondiendo los días de máximo riesgo a los días en que el moco y la humedad es mayor.

Temperatura basal: Este método considera que la ovulación puede ser determinada a partir de los cambios en la temperatura basal corporal de la mujer.

Para ello, se debe tomar la temperatura todos los días antes de levantarse, con el fin de detectar la subida de la misma que sigue a la ovulación y evitar realizar un coito en estos días.

De baja eficacia

Son métodos inseguros porque no evitan embarazos, y poco recomendables que, además, NO ofrecen protección contra las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS).

Coito interrumpido (coitus interruptus): Popularmente conocido como el método de la marcha atrás, consiste en retirar el pene de la vagina antes de que se produzca la eyaculación.

Hay que saber que antes de la eyaculación se expulsan gotas cargadas de espermatozoides que pueden producir un embarazo, por lo que es necesario mantener un control extremo sobre la excitación sexual.

Por otra parte no es recomendable porque afecta a las relaciones sexuales, ya que no ofrece la posibilidad de relajarse debido a que se está más pendiente del control que del placer.

De bajísima eficacia

Son otros métodos tradicionales que no pueden considerarse métodos anti­conceptivos, como la lactancia natural y los lavados vaginales. Por supuesto, NO ofrecen protección contra las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS).

Lactancia natural: Aunque no se tengan menstruaciones durante la lactancia, se pueden producir ovulaciones espontáneas por lo que el riesgo de embarazo es alto.

Lavados vaginales: Cualquier irrigación vaginal después de la eyaculación no impide el ascenso de los espermatozoides hacia el útero de manera que el riesgo de embarazo es altísimo.

Por lo tanto, os recomendamos la utilización de métodos anticonceptivos verdaderamente eficaces como los métodos anticonceptivos de barrera, los métodos anticonceptivos hormonales, el método anticonceptivo intrauterino y los métodos anticonceptivos quirúrgicos.

Además, te interesará saber cómo elegir el método anticonceptivo más adecuado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *