Mi Cuerpo, Mis Derechos. Yo decido.

Todas las personas tenemos derecho a tomar decisiones sobre nuestra salud, nuestro cuerpo, nuestra sexualidad y nuestra vida reproductiva sin miedo a sufrir coacción, violencia o discriminación.

Pero en todo el mundo, la libertad de tomar estas decisiones está controlada por el Estado, por profesionales médicos, e incluso por la propia familia. A menudo se hace uso del derecho penal y de medidas punitivas para controlar tales decisiones. Al final, a muchas personas se les impide por completo decidir. Consulta en este enlace los principales (y escalofriantes) datos y cifras al respecto.

Banner_Mi-Cuerpo-Mis-Derechos

Mi Cuerpo, Mis Derechos” es una campaña mundial de Amnistía Internacional, dirigida a poner fin al control y la criminalización de la sexualidad y la reproducción por parte de los gobiernos y otros agentes. Durante 2014-2015, la organización va a trabajar para conseguir cambios tangibles en la vida de las personas y publicará una serie de informes sobre varios países donde se niegan los derechos sexuales y reproductivos.

Entre estos países figuran Nepal, donde muchas niñas son obligadas a casarse y donde más de medio millón de mujeres padecen una extenuante dolencia conocida como prolapso uterino o “caída de útero”el Magreb, donde se obliga a las niñas violadas a casarse con su violadorEl Salvador, y otros países, donde se impide a las mujeres y las niñas abortar, a pesar de que existan riesgos para su salud e incluso para su vida;  Irlanda, donde las mujeres y las niñas pueden ser condenadas hasta a 14 años de prisión por abortar si el embarazo no pone en peligro su vida; y Burkina Faso, donde se obliga a tener hijos a niñas de muy corta edad.

¿Qué son los derechos sexuales y reproductivos?

Tal y como os contamos en otra entrada de este blog, los derechos sexuales y reproductivos son derechos humanos que tenemos todas las personas. Se fundamentan en los derechos humanos reconocidos en tratados internacionales, normas regionales, constituciones nacionales y otros documentos de consenso internacionales.

De manera resumida, nos dan derecho a:

– Tomar decisiones sobre nuestra salud, cuerpo, vida sexual e identidad sin temor a sufrir coacción o discriminación.

Pedir y recibir información sobre la sexualidad y la reproducción y acceso a servicios de salud relacionados con ellas y a métodos anticonceptivos.

Decidir si tener hijos, cuándo y cuántos.

Elegir a nuestra pareja íntima y si casarnos y cuándo.

Decidir qué tipo de familia formar.

Vivir sin sufrir discriminación, coacción ni violencia, incluida violación y otras formas de violencia sexual, mutilación genital femenina, embarazo forzado, aborto forzado, esterilización forzada y matrimonio forzado.

Anmistia_Internacional_Mi_Cuerpo_Mis_Derechos_2

Obligaciones de los Estados

De acuerdo con el derecho internacional de los derechos humanos, todos los Estados deben garantizar la ausencia de discriminación y la igualdad en el disfrute de los derechos sexuales y reproductivos.

A fin de cumplir con esta obligación, tienen que abordar y eliminar la discriminación en las leyes, políticas y prácticas, incluidas las medidas que tomen no sólo los agentes del Estado, sino también las organizaciones privadas y los particulares, incluidos los familiares, los profesionales médicos o los líderes religiosos.

Tienen también que tomar medidas más generales para abordar los factores que causan o perpetúan la discriminación y garantizar que hombres y mujeres pueden disfrutar verdaderamente de sus derechos humanos con igualdad.

Sin embargo, lejos de combatir y erradicar la desigualdad y la discriminación, los gobiernos a menudo las refuerzan, obligando a la gente a atenerse a estereotipos y normas discriminatorias sobre la sexualidad, la reproducción y la paternidad y maternidad. Para justificarlos recurren a menudo a la cultura, la tradición o la religión.

Súmate a la campaña y actúa

Informe_Mi-Cuerpo-Mis-Derechos

Puedes apoyar la campaña firmando la petición que la organización va a enviar a los líderes mundiales.

Difunde esta información en tus redes sociales.

En Twitter, difunde la información utilizando el hashtag #MiCuerpoMisDerechos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *