Contenido del programa
4. MODELOS FAMILIARES: Características
5. MITOS Y REALIDADES DE LA DIVERSIDAD FAMILIAR
6. CONTACTO CON EL PROGRAMA
7. RECURSOS PARA FAMILIAS
PROGRAMA “SOMOS DIVERSAS, SOMOS FAMILIA”

Familia extensa tradicional

Familia que incluye, además de madre y padre, otros parientes de segundo, tercer o cuarto grado en la misma casa. 

En la familia extensa conviven en el mismo hogar más de dos generaciones. Este tipo de estructura familiar es propio de las sociedades preindustriales y se caracteriza porque en este sistema familiar, hombres y mujeres se casan, pero continúan perteneciendo a la familia de los progenitores de uno de los dos cónyuges.

Este es un sistema más permanente y continuo que la familia conyugal o nuclear, ya que la muerte de un miembro de la familia no implica la desaparición de los vínculos familiares. En lo relativo al aspecto económico, la familia extensa cuenta con recursos de los que se nutren todos los miembros. En cuanto al sistema de relaciones, predominan las jerarquías de los progenitores sobre sus hijos/as, de las personas mayores sobre las menores y corresponde a la mujer casi siempre un papel de subordinación en la que recaen las tareas domésticas y afectivas.

En este tipo de familia las personas que la componen están muy relacionadas unas con otras, están en contacto permanente, se ven a diario y comparten las tareas domésticas. Aunque cada vez es menos frecuente la cohabitación en familia extensa, esta puede seguir actuando como una “red social” de apoyo donde los miembros de la familia se ayudan unos a otros. Estas familias tienen un importante papel en la transmisión de valores y tradiciones. En este sentido, cabe destacar el papel de los abuelos y abuelas en la educación y cuidado de sus nietos y nietas.

Las crisis en las familias extensas biparentales:

  • Conviven en el mismo hogar varias generaciones. Cada generación tiene un contexto social y una forma de ver la vida diferente que puede influir a la hora de relacionarse entre ellas y pueden generarse conflictos de convivencia.
  • Existen diferencias en los estilos educativos de las generaciones convivientes.
  • Posibles dificultades a la hora de establecer la organización familiar y los roles de cada miembro dentro de la dinámica del día a día.
  • Posible mantenimiento de los roles rígidos heteropatriarcales tradicionales donde las mujeres son las principales cuidadoras y sustentadoras de la familia y el hogar con la posibilidad de que haya una sobrecarga en ellas de responsabilidades.
  • Dependiendo de la capacidad socioeconómica de la familia, puede haber retos a la hora de cubrir las necesidades básicas de cada miembro o en la distribución del espacio

Parentalidad Positiva en las familias extensas biparentales:

Algunos criterios educativos a tener en cuenta en el modelo de familia extensa serían:

  • Más flexibilidad en los roles, evitando los tradicionales del hombre como proveedor económico y el que establece las normas y la mujer como figura encargada de las tareas domésticas y del cuidado.
  • Relaciones más igualitarias entre sus miembros donde haya más cooperación y corresponsabilidad con los cuidados dentro y fuera del hogar.
  • Relaciones con mayor comunicación, pero a la vez procurando la intimidad de sus miembros.
  • Procurar una organización más democrática e inclusiva en el hogar, adecuando y coordinando las responsabilidades a cada miembro del hogar teniendo en cuenta sus capacidades, edad, etc.