Contenido del programa
4. MODELOS FAMILIARES: Características
5. MITOS Y REALIDADES DE LA DIVERSIDAD FAMILIAR
6. CONTACTO CON EL PROGRAMA
7. RECURSOS PARA FAMILIAS
PROGRAMA “SOMOS DIVERSAS, SOMOS FAMILIA”

Familia monoparental

Entendemos como familia monoparental, aquella en la que sólo hay una persona progenitora, sea cual sea la razón: porque es así en el origen, por defunción o desaparición, o por pérdida o no ejercicio de la patria potestad de una de las dos personas progenitoras (FAMS).

El mayor porcentaje de familias monoparentales están encabezadas por mujeres y por eso en este caso también se puede utilizar el término monomarental a modo de visibilización.

Las crisis en las familias monoparentales:

  • La ausencia o disminución de la intensidad de la relación con la otra figura parental puede conllevar a menos recursos económicos y materiales lo que deriva en un mayor riesgo de pobreza, problemas con respecto a la conciliación y un mayor estrés de la figura parental que convive con el niño/a o adolescente al depender todo de él o ella.
  • Menor apoyo social o ausencia de redes de apoyo.
  • En las situaciones donde la monoparentalidad se deba a una situación de ruptura de pareja, se ha de intentar que ambos progenitores, aunque no estén juntos, participen en la crianza y educación de los niños, niñas y adolescentes y se transmitan valores comunes.
  • Dado que la mayoría de los núcleos monoparentales están encabezados por mujeres. Es más probable que la mujer tenga un trabajo peor retribuido o a tiempo parcial de modo que la  monoparentalidad, suele conllevar más dificultades para hacer compatibles horarios de trabajo y atención de los y las menores y menos tiempo disponible de las mujeres para la su desarrollo personal y social.

Parentalidad Positiva en las familias monoparentales:

Algunos criterios educativos a tener en cuenta en el modelo monoparental serían:

  • Potenciar las relaciones con otros familiares ya que se pueden convertir en una referencia de apego y estabilidad.
  • Mantener la red social de amistades del niño, la niña o el adolescente.
  • Mantener las pertenencias del/ de la menor, porque son su referente de estabilidad e identidad.
  • No intentar sustituir a la figura parental/marental que falta.
  • Evitar las culpabilizaciones para que no haya repercusiones negativas en la autoestima y en el ajuste emocional de los hijos e hijas.
  • Mantener el contacto o asociarse con familias que tienen una situación similar a la propia con el fin de procurar una red de apoyo más extensa.