Hablamos sobre familias reconstituidas en El País

Familias en las que los cónyuges aportan varios hijos. Guía básica para que se adapten los menores

Un dato revelador: según la Asociación Española de Abogados de Familia, a lo largo del año 2017, 400.000 parejas se divorciaron en nuestro país o, lo que es lo mismo, tres de cada cinco. “Casi dos terceras partes de las personas que se separan se vuelven a emparejar”, tal y como nos ha contado Gregorio Gullón Arias, responsable de los Servicios de Atención a Familias Reconstituidas y Mediación para Familias con Hijos/as Adolescentes de la Unión de Asociaciones Familiares.

Continúa: “Las familias reconstituidas en realidad han existido siempre, pero lo que ha cambiado es el punto de partida de las mismas. Con anterioridad el punto de partida era el fallecimiento de uno de los progenitores, por lo que se inscribían en la lógica del reemplazo del fallecido. El padrastro o la madrastra no solo sustituían al fallecido en la relación conyugal, sino también en sus funciones parentales, de tal modo que la nueva familia suponía una continuidad con la familia tradicional”. En efecto, la cosa ha cambiado estableciéndose un nuevo modelo de familia que no siempre es fácil de asimilar por parte de los hijos, que golpe y porrazo se pueden encontrar con ‘progenitores y hermanos postizos’, al tiempo que aguanta la tensión entre sus propios padres.

Leer el artículo completo en el blog De mamás y de papás (El País)

 

Noticias relacionadas

Suscríbete a nuestro boletín