UNAF llama al Gobierno y a los agentes sociales a reafirmar su compromiso por los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres ante la amenaza de retroceso

  • La entidad denuncia que estos derechos están todavía fuera del alcance de muchas mujeres en nuestro país, a pesar de que son derechos humanos y que influyen radicalmente en nuestro bienestar y en nuestras vidas.
  • El proceso migratorio condiciona el ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos, lo que está interrelacionado con el cumplimiento de otros derechos fundamentales, como el derecho a la salud, a la educación, o los derechos sociales y económicos.
  • Esto se traduce en un acceso limitado de las mujeres migrantes a los servicios básicos de salud sexual y reproductiva.
Inauguración de la jornada

Madrid, 5 diciembre 2019. La Unión de Asociaciones Familiares (UNAF) ha llamado al Gobierno y a los agentes sociales a reafirmar su compromiso por los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, en un contexto internacional y nacional de amenaza sobre estos derechos fundamentales y en general sobre los derechos de las mujeres.

Los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres están siendo cuestionados y atacados a nivel mundial y en España. En el propio Parlamento Europeo hay grupos políticos que se oponen directamente a ellos, como ocurre también en nuestro país. Por eso los poderes públicos y agentes sociales debemos permanecer firmes, consolidar lo ya conseguido y seguir luchando por su cumplimiento y por nuevos avances”, asegura Ascensión Iglesias, presidenta de UNAF.

UNAF ha realizado esta reivindicación durante la celebración ayer de la Jornada ‘Nuestros cuerpos, nuestras vidas: los derechos sexuales y reproductivos, raíz para la salud y la autonomía de las mujeres’, celebrada en el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, y a la que han asistido Pilar Aparicio, Directora de Salud Pública, Calidad e Innovación, y Carmen de la Viuda, representante de la Subdirección General de Integración del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social.

La presidenta de UNAF ha subrayado además la importancia de los derechos sexuales y reproductivos como derechos humanosque se inscriben en el cuerpo de las personas, determinan de manera esencial nuestra salud e influyen radicalmente en nuestro bienestar y nuestras vida. Sin embargo, estos derechos están todavía fuera del alcance de muchas mujeres, en cuyas realidades vitales se manifiestan múltiples sistemas de opresión y desigualdad que tienen que ver con las relaciones de género, la etnia, la clase social y la identidad sexual”.

En este sentido, UNAF ha recordado que el proceso migratorio condiciona el ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos, lo que está interrelacionado con el ejercicio de otros derechos fundamentales, como el derecho a la salud, a la educación o los derechos sociales y económicos.

Mesa de experiencias con mediadoras interculturales

Esto se traduce en un acceso limitado de las mujeres migrantes a los servicios básicos de salud sexual y reproductiva: en la atención al embarazo, parto y posparto, en el acceso a métodos anticonceptivos y a la interrupción voluntaria del embarazo; falta de recursos para la atención a la violencia de género y violencia sexual, mayor discriminación y violencia de género, especialmente entre las mujeres y migrantes LGTBI.

Por ello, UNAF ha solicitado la implementación de medidas y políticas con un enfoque de derechos humanos, intercultural, interseccional y de género, que responda a la complejidad social y donde toda la diversidad de mujeres vea garantizados sus derechos sexuales y reproductivos de forma efectiva. “Hay que trabajar con los servicios de salud para luchar contra los prejuicios y para que las y los profesionales faciliten el derecho a la salud sexual y reproductiva de todas las mujeres, teniendo en cuenta sus vivencias, creencias, origen, circunstancias y experiencias vitales”.

Noticias relacionadas

Suscríbete a nuestro boletín