UNAF recomienda reforzar las competencias digitales en familia para un uso saludable de las tecnologías

La Unión de Asociaciones Familiares (UNAF) celebró el 15 de abril el Webinar ‘Competencias digitales en familia’, en el que la psicóloga Mercedes Díaz ofreció a más de un centenar de familias algunas pautas para enseñar a sus hijos e hijas a relacionarse con las tecnologías de la información de forma saludable y evitar riesgos.

Hoy en día las chicas y los chicos son nativas y nativos digitales pero no son competentes digitales. Por eso las familias debemos enseñarles a navegar de forma segura por la red”, explicó la psicóloga, que desde este enfoque educativo ofreció algunas claves sobre las ventajas y los riesgos de las tecnologías.

Uno de los principales ámbitos de uso de las TICs son las redes sociales, que “son un reflejo de la sociedad” y que, no debemos olvidar, “cubren necesidades sociales: de comunicación, encontrar a gente similar, experimentar nuevas sensaciones y valoración social… por eso afectan a la autoestima”.

Para un buen uso de las redes sociales, es importante crear conciencia en los hijos y las hijas de su ‘identidad digital’, que incluye no solo las imágenes que ellos suben sino también la que suben otras personas, y alertarles de que esa información e imágenes permanecen y pueden afectar a su futuro.

Además, las familias deben enseñar a los hijos e hijas a contrastar la información para distinguir fake news y bulos, y familiarizarse con las redes sociales que usan, dedicarles tiempo para que aprendan a pensar críticamente lo que publican, trabajar su autoestima fuera de las redes, equilibrar las actividades en línea y fuera de línea, y que aprendan la importancia de la privacidad y la seguridad. “Conviene enseñarles que en internet no hay nada gratis y distinguir lo que se puede y lo que no se puede publicar, entre público y privado“.

Entre los riesgos de las tecnologías, Mercedes Díaz señaló el ciberacoso, cuyos síntomas son cambios de humor, tristeza, falta de atención, cambios de hábitos, baja autoestima, falta de diálogo, deterioro de las relaciones sociales, pérdida de interés en actividades educativas o conductas autodestructivas… Ante ello, recomendó a padres y madres ofrecer a los y las menores un clima de confianza, fomentar la comunicación, evitar culpabilizarles, evitar situaciones problemáticas y actuar conjuntamente con la escuela.

Otro de los riesgos de las TICs es un mal uso del juego online: cuando no se puede controlar el juego, hay síntomas de abstinencia, hay abandono o pérdida de interés por otras actividades, se le dedica un tiempo excesivo o sirve para evadirse de un malestar emocional. Para evitarlo, la psicóloga aconsejó poner límites según la edad y llegar a acuerdos con los hijos y las hijas: tiempo de juego, hacer antes los deberes o colaborar en las tareas del hogar, hacer descansos, no jugar antes de irse a dormir, entre otros.

Mercedes Díaz se refirió además al “sexting”, del que podría alertarnos encontrar imágenes o vídeos de carácter erótico, sexual o pornográfico en los dispositivos digitales de los o las menores, que use esos dispositivos en horario nocturno, los tape o apague de repente, o que normalice ese tipo de imágenes.

Otro fenómeno ante el que las familias deben estar alerta es el “grooming” o estrategias de engaño de una persona adulta a través de las TICs para obtener vídeos e imágenes de carácter sexual de la persona menor de edad para después chantajearla y abusar sexualmente de ella de forma directa.

Los cambios de humor, una baja autoestima, el distanciamiento de las amistades, la ocultación de dispositivos, el aislamiento y el miedo a salir de casa son indicadores de que nuestro hijo o nuestra hija puede estar sufriendo grooming. Para evitarlo, Mercedes Díaz recomendó mantener una comunicación activa con los y las menores e informarles de los riesgos, aconsejarles el uso de redes sociales específicas de menores, que no revelen datos personales y que no accedan al chantaje.

Por último, la psicóloga advirtió del riesgo de la pornografía a través de las TICs, a la que se accede fácilmente a tan solo un click, provocando una rápida excitación, generando estereotipos, que se habitúen a contenidos violentos y que es adictiva para el cerebro. Un riesgo que se puede evitar con una adecuada educación afectivo-sexual.

En definitiva, para un buen uso de las TICs por las y los menores, Mercedes Díaz recomendó acompañar en el inicio, compartir tiempo de uso, familiarizarnos con las redes que utilizan, establecer normas y límites, concienciar sobre los riesgos y fomentar sus habilidades sociales.

Noticias relacionadas

Suscríbete a nuestro boletín