UNAF y la Asociación Salud y Familia piden a los poderes públicos un mayor apoyo a las maternidades vulnerables

La Unión de Asociaciones Familiares (UNAF) y la Asociación Salud y Familia organizaron una jornada online el 26 de noviembre para visibilizar diferentes situaciones de vulnerabilidad en la maternidad y reclamar un mayor apoyo de los poderes públicos que garantice el bienestar de las mujeres y de las familias.

Es necesario el compromiso y la implicación de las instituciones para garantizar el apoyo a la maternidad, no solo en el momento del nacimiento, sino a lo largo de todo el ciclo de vida. Un apoyo que debe traducirse en políticas públicas centradas en la prevención y que atiendan adecuadamente las situaciones de riesgo”, señaló Ascensión Iglesias, presidenta de UNAF.

Por su parte, Elvira Méndez, directora de la Asociación Salud y Familia, presentó el programa de Atención Pro-elección a la Maternidad Vulnerable de la entidad, que permite a cada mujer discernir su mejor elección en situaciones adversas. “Ofrecemos atención a las decisiones libres que toman las mujeres respecto a la continuidad o interrupción de su embarazo, anticoncepción de larga duración como prevención de embarazos no deseados, y apoyo al embarazo y la maternidad”.

El programa, que ha atendido a cerca de 61.000 mujeres en los últimos 20 años, ofrece prestaciones gratuitas para cada opción: si desean interrumpir el embarazo, se les deriva a las clínicas acreditadas, si desean continuar el embarazo son atendidas en grupos de apoyo a la maternidad. “Tienen todo nuestro apoyo, no se las critica ni se las juzga”. Además, Elvira Méndez destacó como principios del programa el enfoque colaborativo, equitativo y el respeto a la diversidad de mujeres de cualquier origen, orientación sexual o capacidad funcional.

Una de las situaciones de mayor vulnerabilidad en la maternidad se produce en el caso de bebés prematuros, que según el INE constituyen el 7% de los nacimientos en España. “El nacimiento de un bebé de forma prematura conlleva enfrentarse a circunstancias que ponen a prueba nuestras capacidades de afrontamiento: supone la finalización abrupta e inesperada de la gestación, la separación temprana de madre e hijo, la permanencia en la UCI neonatal, la vulnerabilidad biológica del bebé…”, explica Ramona Pozuelo, Vicepresidenta de APREM, la primera asociación dedicada a la prematuridad en nuestro país.

Esto tiene repercusiones emocionales y supone una vivencia traumática ya que “nadie está preparado para un acontecimiento así”. Los sentimientos de madres y padres son de tristeza, miedo, estado de shock, bloqueo, ansiedad, irrealidad, mucha culpa – sobre todo en las madres-, incertidumbre y angustia. Todo ello puede desencadenar procesos de estrés, con alteraciones del vínculo, además de las alteraciones en el desarrollo cognitivo y psicomotor de los niños y las niñas.

Concepción Gómez, presidenta de APREM, señaló las necesidades de los progenitores en las unidades de neonatología: apoyo emocional y psicológico, formación y orientación para el cuidado y la crianza, sentirse cuidadores primarios de sus hijos e hijas. Y reclamó apoyo emocional, permisos para el cuidado y ayudas económicas para estas familias.

En la mesa de buenas prácticas, Gregorio Gullón, mediador familiar de UNAF, presentó el Servicio de Mediación en Familias con Hijos e Hijas Adolescentes, en el que “lo más importante es facilitarles la vivencia de una familia que, pese al conflicto, se quiere. Y que la persona adolescente, a pesar de la distancia, sigue vinculada”. En este sentido, recordó que un chico o una chica adolescente solo va a poder construir una buena identidad, a diferenciarse bien, desde una buena pertenencia a su familia.

Carmen Flores, presidenta de la Federación de Asociaciones de Madres Solteras, analizó la realidad de las familias monomarentales, que suponen casi 2 millones de familias, un 10,7% del total de familias en España. Con una tasa de pobreza relativa del 42,9%, carencia material severa del 12,4% y el 50% en situación de riesgo, reivindicó políticas públicas y medidas específicas, así como un reconocimiento formal de la monomarentalidad para acabar con su invisibilización y discriminación fiscal, en materia de empleo y de conciliación.

Por último, Arantxa Díez, Coordinadora del Programa Preinfant Madrid de la Asociación Bienestar y Desarrollo, presentó esta iniciativa de acompañamiento a la maternidad de riesgo cuyo objetivo principal es la prevención del maltrato infantil. El programa incluye acompañamiento psicoeducativo, con sesiones individuales, acompañamiento a la gestión de recursos, espacios grupales de crianza y apoyo, pisos materno-infantiles, cobertura de necesidades básicas para los y las bebés, y acompañamiento online.

Noticias relacionadas

Suscríbete a nuestro boletín