Soy, Irina.  

Como mi escritora favorita Iryna Kalynets. Empecé a leer sus poemas con 20 años y desde ese momento me ha acompañado en todas mis mudanzas. Recuerdo cuando viajé a México y me encontré a otra ucraniana en el metro leyendo uno de sus libros, una curiosa coincidencia que se convirtió en una gran amistad. Siempre he sido una mujer muy inquieta y gracias a eso tengo grandes amistades en distintos países. Quizás pueda llegar a recorrer todo el mundo.