[column size=”1-4″ last=”0″ style=”0″]
[menu name=”Mediacion”]
[/column]
[column size=”3-4″ last=”1″ style=”0″]

La separación/divorcio abarca una serie de aspectos a tener en cuenta tanto en el ámbito de la responsabilidad de los progenitores como de los derechos de los propios hijos e hijas.

¿Qué es la responsabilidad parental positiva?

La responsabilidad parental positiva es el “conjunto de conductas parentales que procuran el bienestar de niños y niñas y su desarrollo integral desde una perspectiva de cuidado, afecto, protección, enriquecimiento y seguridad personal, de no violencia, que proporciona reconocimiento personal y pautas educativas, e incluye el establecimiento de límites para promover su completo desarrollo, el sentimiento de control de su propia vida y puedan alcanzar los mejores logros tanto en el ámbito familiar como en el académico, con los amigos y en el entorno social y comunitario”. (Recomendación del Consejo de Europa sobre Parentalidad Positiva REC (2006) 19).

En las situaciones de separación es importante conseguir que el componente emocional intenso que los progenitores viven, producto de la elaboración de su ruptura, no les incapacite de forma permanente en el ejercicio responsable, compartido y adulto de la parentalidad positiva. Es decir, se trata de no construir barreras insuperables en los momentos más álgidos del conflicto que nos impidan en un futuro ejercer como progenitores. Para ello, es conveniente tener en cuenta algunos aspectos claves.

[/column]

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.